PRENSA INDEPENDIENTE
Agosto 3 , 2005
 

HISTORIA
¿Quién fue Eva Braun?

Tania Díaz Castro

LA HABANA, Cuba - Agosto (www.cubanet.org) - Tampoco Adolfo Hitler gustaba de mezclar la política con su vida privada. Presentar a una mujer como primera dama, darle rango de esposa, le parecía seguramente ridículo. Contrajo matrimonio con Eva Braun, según se sabe, un día antes del suicidio de ambos, frente al fracaso total de Alemania.

Durante sus doce años de poder político jamás las enardecidas multitudes que lo aclamaron con vítores le conocieron mujer alguna. Ni siquiera Eva, con quien mantuvo una relación durante más de diez años.

Hitler prefería a las mujeres rubias. Cuando vio a Eva Braun por primera vez -él le doblaba la edad- acompañada de un famoso fotógrafo de la época, se interesó por aquella joven atractiva, alta, de ojos claros y linda sonrisa.

Los regalos que hizo el líder nazi a la alemana de Munich -además de elegantes casas y autos de lujo- fueron hallados en Baviera por el servicio de inteligencia de Estados Unidos mucho después de terminada la Segunda Guerra Mundial. Se trataba de un cofre que pertenecía a la pareja y que contenía decenas de álbumes con fotos de la vida privada y secreta de Hitler, un juego de plata del siglo XVIII valorado en un millón de dólares, un broche tasado en 50 mil, decenas de brillantes y varios millares de dólares en billetes.

También se encontró el documento más íntimo de ambos: el diario de Eva Braun, escrito en 1935. A través de sus páginas se sabe que siempre se sintió mal en su condición de amante, relegada a un segundo plano en comparación con las esposas de los que componían la camarilla del dictador: Goebbels, Goering y los demás. Y para consolarse de su condición de concubina tenía la costumbre de organizar fiestas en su residencia, donde los jóvenes nazis la admiraban.

Eva no era culta. Tampoco fue una intelectual. Apenas hablaba de política. Sufría la falta de reconocimiento público, y sobre todo las largas e interminables horas que debía esperar para ver llegar a su amante "tan envuelto en los asuntos de la nación y del mundo".

Eva Braun fue una mujer frustrada. En varias ocasiones intentó suicidarse, según explica en su diario, que muestra a una mujer poco madura emocionalmente, pero capaz de sentir una gran pasión por Hitler.

El diario abarca un período dramático de la historia alemana: la creación de un ejército, el anuncio del Tratado de Versalles y las llamadas "elecciones libres" del dictador. Sin embargo, nada de esto menciona Eva en las páginas de su diario. Sólo se preocupa por narrar su fiesta del 6 de febrero, cuando cumplió 23 años, si se siente feliz o no, el olor a velorio de su alcoba llena de ramos de flores, y el deseo que tiene de poseer un perro, algo que, a su entender, era pedir demasiado.

Relata las visitas de Hitler a su casa como "deliciosas veladas", y se queja y sufre cuando la deja sola o cuando demora en regresar de nuevo. En ocasiones no la visita en quince días. Entonces Eva llora sin cesar y se siente la mujer más desdichada del mundo. En ocasiones, cuando Hitler se marcha de Alemania sin despedirse de ella, la abruma la pena más honda.

Igual que la mayoría del pueblo alemán, Eva Braun sentía por Adolfo Hitler un amor obsesivo y enfermizo. En mayo de ese año, 1935, escribe en su diario: "El tiempo es delicioso y yo, la amante del hombre más grande de Alemania y del mundo, tengo que quedarme sentada en casa, mirando por la ventana". Las páginas de ese día concluyen diciendo: "¡Dios mío, si al menos él me respondiera! ¡Una sola palabra, en tres meses de ausencia! No hay esperanzas... ¡Si alguien viniera a ayudarme!".

Eva Braun tenía planeado tomarse una sobredosis de somníferos para encontrar la muerte, "una muerte segura"; pero pasó ese mes y continuó viva. Es de suponer que, avisado Hitler, acudió a su encuentro.

Eva Braun fue, sin duda, la persona que más fidelidad le brindó a Adolfo Hitler en sus años como dictador. Lo acompañó a la muerte el 30 de abril de 1945, no sólo por temor a caer en manos de los rusos y ser convertida en trofeo de guerra, sino, y sobre todo, porque amaba al hombre que más odio ha inspirado a la humanidad.


Esta información ha sido transmitida por teléfono, ya que el gobierno de Cuba controla el acceso a Internet.
CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores, y autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente
.

IMPRIMIR



PERIODISTAS EN PRISION

PRENSAS
Independiente
Internacional
Gubernamental
IDIOMAS
Inglés
Francés
Español
SOCIEDAD CIVIL
Cooperativas Agrícolas
Movimiento Sindical
Bibliotecas
DEL LECTOR
Cartas
Opinión
BUSQUEDAS
Archivos
Documentos
Enlaces
CULTURA
Artes Plásticas
El Niño del Pífano
Octavillas sobre La Habana
Fotos de Cuba
CUBANET
Semanario
Quiénes Somos
Informe Anual
Correo Eléctronico

DONACIONES

In Association with Amazon.com
Busque:


CUBANET
145 Madeira Ave, Suite 207
Coral Gables, FL 33134
(305) 774-1887

CONTACTOS
Periodistas
Editores
Webmaster