PRENSA INDEPENDIENTE
Noviembre 9, 2004
 

SOCIEDAD
El que odia y enseña a odiar...

Francisco Herrera, Cubanacán Press

SANTA CLARA, noviembre (www.cubanet.org) - Leyendo una serie de pensamientos del Apóstol de la independencia de Cuba, José Martí, aparecidos en un folleto titulado "Martí en sus propias palabras", encontré uno que me hizo reflexionar sobre la realidad cubana presente y futura: "Los odiadores debieran ser declarados traidores a la república. El odio no construye." (O. C. t 14 Pág. 496).

Sin lugar a dudas uno de los regímenes modernos más destructivos en cuanto a la utilización del odio como elemento de fuerza política es el comunismo. La ideología de este sistema diabólico se sustenta en el odio, ya sea éste de clase, de concepciones filosóficas distintas u otros. El comunismo como movimiento político sabe explotar bien el odio que anida en el corazón de las almas sin Dios, para convertirlo en motor de los cambios sociales que llevan a la cúspide del poder a un grupo de ambiciosos manipuladores de las pasiones humanas.

En Cuba el odio ha sido ampliamente utilizado por el gobierno revolucionario para sus propios fines. Desde pequeños se enseña a los niños en las escuelas a odiar a los enemigos de la patria, lo que en lenguaje real equivale a decir a los que no están de acuerdo con las ideas y decisiones de las personas que ostentan el poder en la isla desde hace más de cuarenta años. En el servicio militar obligatorio se les hace repetir a estos mismos niños ya crecidos innumerables consignas, como "Bush, con cuanto fervor quisiera / enfrentarme a tus torpezas / y abrirte un agujero / de plomos en la cabeza", y otras por el estilo. Luego, en la universidad sigue el mismo ambiente de sospecha y odio, tratando de eliminar a los que se niegan a confinar sus mentes en las mazmorras de la
ideología oficialista. Con ese propósito hacen pública la frase-advertencia "La universidad es para los revolucionarios", que constituye un elemento divisor más que ha creado el régimen para impedirle el acceso a ese plantel educativo a los que tienen el valor de pensar por sí mismos. Además habría que mencionar el tono agresivo de los discursos oficiales, así como la prepotencia y el aire guapetón que adoptan los personeros de la política stalinista criolla. Y así continúa la cadena interminable de inducción de odio a la sociedad, bien planeada para provecho del régimen.

El resultado evidente de toda esta macabra pedagogía del odio es el estado de violencia interna que llevan la mayoría de los cubanos. No saben comportarse con decencia porque no se les ha enseñado y porque no son los patrones que ven a diario en sus líderes. Ante cualquier malentendido ya están gesticulando desproporcionadamente y pitando (amenazando con fajarse). Cuando esta actitud se proyecta al área del pensamiento político es desastroso. Todo el que piensa distinto es enemigo y hay que destruirlo. Un simplismo llevado al extremo... y también un oportunismo.

El que odia y enseña a odiar no se está haciendo bien a sí mismo ni a sus semejantes, está labrando la desgracia de la patria. Si el gobierno cubano no cambia su pedagogía del odio a una pedagogía del amor, ellos mismos y sus hijos serán las víctimas del monstruo social que ayudaron a crear. No olvidemos que la única forma de vencer el mal, es con el bien.


Esta información ha sido transmitida por teléfono, ya que el gobierno de Cuba controla el acceso a Internet.
CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores, y autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente
.

IMPRIMIR



PERIODISTAS EN PRISION

PRENSAS
Independiente
Internacional
Gubernamental
IDIOMAS
Inglés
Francés
Español
SOCIEDAD CIVIL
Cooperativas Agrícolas
Movimiento Sindical
Bibliotecas
DEL LECTOR
Cartas
Opinión
BUSQUEDAS
Archivos
Documentos
Enlaces
CULTURA
Artes Plásticas
El Niño del Pífano
Octavillas sobre La Habana
Fotos de Cuba
CUBANET
Semanario
Quiénes Somos
Informe Anual
Correo Eléctronico

DONACIONES

In Association with Amazon.com
Busque:


CUBANET
145 Madeira Ave, Suite 207
Coral Gables, FL 33134
(305) 774-1887

CONTACTOS
Periodistas
Editores
Webmaster