PRENSA INDEPENDIENTE
Mayo 14, 2004
Búsqueda completa con Google

SOCIEDAD
El refrigerador

Adrián Leiva, Grupo Decoro

LA HABANA, mayo (www.cubanet.org) - Comenzaba a amanecer cuando mi madre me despertó para anunciarme una desagradable noticia. El refrigerador se había roto. Tal vez en otro lugar ésta no sea una gran preocupación, salvo los inconvenientes temporales que crea. Pero en el caso de los cubanos éste es un acontecimiento que constituye un desastre tecnológico, que prepara el terreno de nuestro entorno para los más angustiosos pensamientos. Y no es para menos.

El viejo Westinghouse fabricado en el año 1955, proeza de la industria de esos tiempos y guerrero de tantas batallas, había sucumbido finalmente. Todo lo que existe tiene que concluir su ciclo. Mi refrigerador no tenía vida eterna. Pero de no haber tenido que soportar durante la última noche de su vida los cortes eléctricos seguidos e intermitentes de un apagón, quizás hubiera durado un poco más. Cuando estas interrupciones de energía ocurren, al restablecerse el servicio se genera un voltaje superior al normal. Esto contribuye al mal funcionamiento de los motores por recargarse de manera brusca y las unidades de los equipos terminan quemadas. Precisamente los aparatos de refrigeración son los más sensibles a estas afectaciones.

Comprar un nuevo aparato es casi imposible para muchos nacionales, pues éstos sólo se comercializan en dólares y a un precio demasiado elevado para que el bolsillo de un simple trabajador, cuya única solución es solicitar los servicios de reparación del ministerio de Comercio Interior.

Pero lo que realmente ocurre es que desde hace años faltan piezas, lo que imposibilita la mayoría de las veces que estas solicitudes o servicios sean efectivamente prestados. Las inscripciones en las listas para reparaciones se siguen acumulando, y la espera puede alcanzar años.

Sin embargo, existe una tercera vía de solución: recurrir a los mecánicos particulares que, de manera casi clandestina, reparan las unidades selladas y dan otros servicios a precios que pueden alcanzar entre cuarenta y cincuenta dólares o su equivalente en moneda nacional.

Esta es la forma más recurrida por la población para solucionar las averías de sus refrigeradores, aunque tampoco constituye un recurso fácil para la maltrecha economía del cubano promedio. Se requiere acumular el dinero necesario ahorrándolo durante meses, lo que significa el sacrificio de otras necesidades.

El imperativo de tener agua fría en un clima que casi todo el año excede los 25 grados centígrados y la urgencia de guardar los magros productos alimenticios para que duren lo más posible, hacen que la tenencia de un refrigerador sea vital para la vida del hogar.

El refrigerador se convierte en parte de la familia. Cuentan que una conocida actriz de la televisión cubana le puso nombre al suyo y lo trataba como a su mascota preferida. Que me lo digan a mí que estoy llorando por la muerte técnica del mío. Este fue adquirido por mis padres cuando se casaron. Estuvo presente en mi nacimiento y ha permanecido fiel, acompañándonos con su ronroneo en todos los acontecimientos importantes sufridos por nuestro clan.

Él guardó las cervezas de la despedida de mi hermano cuando partió al exilio. Con él hemos sufrido las privaciones que han despoblado su interior. También hemos luchado contra los achaques anteriores, logrando siempre su recuperación. Hoy todos los esfuerzos han sido imposibles.

Y mientras no nos decidimos a materializar su entierro, observamos la carcaza inservible e inmóvil, que no deja descendencias para nuestro consuelo.



Esta información ha sido transmitida por teléfono, ya que el gobierno de Cuba controla el acceso a Internet.
CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores, y autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente
.

IMPRIMIR



PERIODISTAS EN PRISION

PRENSAS
Independiente
Internacional
Gubernamental
IDIOMAS
Inglés
Francés
Español
SOCIEDAD CIVIL
Cooperativas Agrícolas
Movimiento Sindical
Bibliotecas
DEL LECTOR
Cartas
Opinión
BUSQUEDAS
Archivos
Documentos
Enlaces
CULTURA
Artes Plásticas
El Niño del Pífano
Octavillas sobre La Habana
Fotos de Cuba
CUBANET
Semanario
Quiénes Somos
Informe Anual
Correo Eléctronico

DONACIONES

In Association with Amazon.com
Busque:

Palabras claves:

CUBANET
145 Madeira Ave, Suite 207
Coral Gables, FL 33134
(305) 774-1887

CONTACTOS
Periodistas
Editores
Webmaster