PRENSA INDEPENDIENTE
Abril 16, 2004

PRISIONES
En el Combinado del Este

José A. Fornaris, Cuba-Verdad

LA HABANA, abril (www.cubanet.org) - El pasado martes 13 -menos mal que no soy muy supersticioso- estuve, junto con sus familiares, visitando al periodista encarcelado en la prisión habanera Combinado del Este, Carlos Alberto Domínguez.

En un salón enrejado, con un candado que se cierra una vez que se cruza la entrada y un uniformado permanentemente parado en la puerta, estuve, en esta ocasión, dos horas.

Yo estuve dos horas. Domínguez lleva ya más de dos años entre rejas sin una acusación formal, por el presunto delito de "desorden público". Se supone que gritó, junto a otras personas, en una calle, ¡Vivan los derechos humanos! ¡Viva la libertad! El desorden público es un delito común, pero a él lo encarceló la policía política.

¿Con quién comparte este periodista su encierro en una sección del edificio tres del Combinado del Este? Con personas que han cometido -o se les acusa de ello- asesinatos, en algunos casos horrendos.

Uno de estos compañeros de cautiverio de Domínguez, conocido como "El suave", un día preguntó en la fila para abordar un ómnibus quién era el último. Como nadie le contestó, simplemente dijo: "Al último, cuando llegue la guagua se le va a ir el caballo".

"El último" fue una mujer. "El suave", sin más palabras, sacó un cuchillo y ultimó a la mujer.

Otros dos, que son hermanos, fueron apresados cuando uno de sus vecinos, en la barriada de Mantilla, miró por una ventana, cosa que al parecer estaba acostumbrado, para llamarlos, y vio la cabeza de un hombre encima de la mesa del comedor.

Todas las partes de un ser humano que presumiblemente pueden ser deglutidas, la policía las encontró en el refrigerador. A estos dos hombres entre los presos se les conoce como "Los come gente".

De alguna manera Domínguez convive también con personas que una vez cometieron un asesinato y fueron condenados a 20 ó 30 años de prisión, pero cuyas penas hoy se elevan a 70 o más años, porque en la cárcel volvieron a asesinar o causaron severas lesiones físicas a otros prisioneros.

Aunque Carlos Alberto Domínguez dice que logra sobrellevar su encierro pidiendo prestada la paciencia de todos aquellos que han tenido, tienen o tendrán que ver con sus genes, realmente, ¿por qué este hombre está preso? ¿Y por qué tiene que compartir su encierro con personas que en cualquier parte del mundo pueden ser consideradas altamente peligrosas?

Yo sé la ¿respuesta?, pero más que yo la conocen los que han decidido llevarlo a prisión. Espero que un día, no muy lejano, podamos hacerles ésas y otras muchas preguntas sin que estén protegidos por su poder absolutista.


 


Esta información ha sido transmitida por teléfono, ya que el gobierno de Cuba controla el acceso a Internet.
CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores, y autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente
.

IMPRIMIR



PERIODISTAS EN PRISION

PRENSAS
Independiente
Internacional
Gubernamental
IDIOMAS
Inglés
Francés
Español
SOCIEDAD CIVIL
Cooperativas Agrícolas
Movimiento Sindical
Bibliotecas
DEL LECTOR
Cartas
Opinión
BUSQUEDAS
Archivos
Documentos
Enlaces
CULTURA
Artes Plásticas
El Niño del Pífano
Octavillas sobre La Habana
Fotos de Cuba
CUBANET
Semanario
Quiénes Somos
Informe Anual
Correo Eléctronico

DONACIONES

In Association with Amazon.com
Busque:

Palabras claves:

CUBANET
145 Madeira Ave, Suite 207
Coral Gables, FL 33134
(305) 774-1887

CONTACTOS
Periodistas
Editores
Webmaster