PRENSA INDEPENDIENTE
Septiembre 17, 2003

POLITICA
La vida secreta de Adolfo Hitler

LA HABANA, septiembre (Tania Díaz Castro / www.cubanet.org) - Mucho antes de que Adolfo Hitler muriera, habían muerto todos sus sueños. Los más absurdos, los más posibles.

Vivió una juventud libre de toda preocupación monetaria. Su padre fue dueño de tierras en Austria, mientras que el joven Hitler rechazaba todo tipo de trabajo común, cualquier esfuerzo para ganarse la vida al estilo burgués, como hicieron en cambio sus hermanastros. Evadió el Servicio Militar y se trasladó a Viena para estudiar. Allí, alquiló una habitación en una casa de huéspedes gracias al dinero que recibía de su familia. Desde entonces soñaba con ser algo distinto al resto de sus amigos.

Comenzó a interesarse por la política y jamás frecuentó cervecerías, bares o cafés de la Viena imperial, una ciudad esplendorosa donde Hitler descubrió su odio por los judíos ricos y cultos, por las fiestas con baile y música de la sociedad vienesa, los coches de lujo, los elegantes oficiales, los buenos modales, todo lo cual consideraba como debilidades burguesas.

Un poco después, este sagaz dictador, poseído de un profundo sentimiento de superioridad desde muy niño, fundó organizaciones represivas y echó mano de todos en Alemania, interviniendo en sus vidas, así fueran hombres humildes o sabios.

Sin embargo, mantenía en secreto su vida privada y como controlaba toda la prensa del país, jamás se filtró algo concerniente a la misma. Quienes lo trataron en la intimidad cuentan que se volvía loco de furia cuando alguien lo contradecía o cuando le informaban algo que le molestara Llegó a confesar en la intimidad que con su oratoria podía dominar a las masas, ya que las mismas eran un elemento femenino. "Por eso -dijo- hay que trastornarles el seso, como se le hace a las mujeres que se entregan".

Las mujeres de Hitler, que disfrutaban de elegantes residencias pertenecientes a familias expulsadas del país, jamás fueron del conocimiento público. Ni siquiera Eva Braun, con la que mantuvo una larga relación amorosa y quien se suicidó con él en abril de l945.

Algunos biógrafos han afirmado que Hitler tuvo amores ocultos con su sobrina Angelika, quien se privó de la vida en 1931 en una de las viviendas privadas del Fuhrer.

Convertido en el único presidente, jamás mencionó la buena conducta que asumió en sus meses de prisión tras intentar tomar el poder por la fuerza. Allí, recibió regalos, visitas, correspondencia y la tranquilidad que necesitaba para leer y escribir su libro "Mi lucha", donde expuso su programa, que consistía, entre otras cosas, en incautar empresas privadas, hacer una reforma agraria, ampliar el sistema de enseñanza y crear un ejército nacional.

Dueño absoluto de Alemania, Hitler suspendió todos los derechos civiles fundamentales y aplicó muchos de los conceptos de uno de sus libros preferidos desde su más temprana juventud: "La psicología de las multitudes", de Gustave Le Bon. Por eso jamás aceptó presentar a una mujer a las masas, con el fin de que lo amaran y admiraran todas las mujeres, y tuvo mucho cuidado de que sus discursos fueran verdaderos espectáculos, con música de Wagner, banderas, comparsas y niños, para provocar un estado de embriaguez, porque Hitler no necesitaba de razonadores, sino de creyentes.

Como sólo le importaba el poder, a pesar del deterioro económico que sufría Alemania, expresó que su único deseo era que su Estado durara mil años. Tres años antes de su muerte comenzó a padecer de mareos, atribuidos al mal de Parkinson, enfermedad que altera las facultades mentales. Su inteligencia, dotada de gran agilidad, comenzó a sufrir un progresivo aniquilamiento. En sus últimos momentos, maldijo al pueblo alemán. No concebía que muerto él quedara el pueblo con vida.


Esta información ha sido transmitida por teléfono, ya que el gobierno de Cuba controla el acceso a Internet.
CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores, y autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente
.

IMPRIMIR

 



PRENSAS
Independiente
Internacional
Gubernamental
IDIOMAS
Inglés
Francés
Español
SOCIEDAD CIVIL
Cooperativas Agrícolas
Movimiento Sindical
Bibliotecas
DEL LECTOR
Cartas
Opinión
BUSQUEDAS
Archivos
Documentos
Enlaces
CULTURA
Artes Plásticas
El Niño del Pífano
Octavillas sobre La Habana
Fotos de Cuba
CUBANET
Semanario
Quiénes Somos
Informe Anual
Correo Eléctronico

DONACIONES

In Association with Amazon.com
Busque:

Palabras claves:

CUBANET
145 Madeira Ave, Suite 207
Coral Gables, FL 33134
(305) 774-1887

CONTACTOS
Periodistas
Editores
Webmaster