PRENSA INDEPENDIENTE
Julio 1, 2003

SOCIEDAD
Para construir una casa por esfuerzo propio. Los derechos y los deberes (II)

LA HABANA, julio (www.cubanet.org) - Véanse los derechos y los deberes para construir una vivienda por esfuerzo propio en Cuba, y se comprenderá el alcance de la popular frase: "Construirse una cada por esfuerzo propio es un imposible para la mayoría de los cubanos".

Derechos:

"a) Solicitar la asignación de un terreno estatal".

Conseguir un terreno estatal implica los mismos requisitos explicados en el capítulo anterior: lazos familiares o vínculos amistosos con un funcionario influyente en alguna de las instancias relacionadas con la vivienda. En su defecto, si el recurso monetario se lo permite, repartir dádivas. Requisito imprescindible, además de tener una proyección política favorable al gobierno.

"b) Adquirir un solar directamente de su propietario previa aprobación de la Dirección Provincial de la Vivienda (DPV), o la cesión de uso de azoteas, siempre que no existan restricciones urbanísticas, técnicas o legales o lo impida una entidad autorizada".

Los terrenos y las azoteas vendidas por los privados tienen precios tan elevados que imposibilitan su adquisición -siempre al contado- a una gran parte de los necesitados.

"c) Contratar la elaboración de un proyecto para la construcción a la entidad autorizada al efecto, u obtenerlo gratuitamente de un profesional competente que puede ser familia del titular".

En este acápite se aprecia muy claramente la máxima gubernamental: SÓLO EL ESTADO PUEDE COBRAR.

"d) Contratar asistencia técnica en la entidad autorizada u obtenerla gratuitamente de un familiar probado del titular".

Las brigadas constructivas, que son las que brindan asistencia técnica no existen en la mayoría de los municipios del país debido a su baja rentabilidad de ellas y al poco estímulo para sus trabajadores.

"e) Solicitar, de acuerdo con las normas establecidas, la correspondiente licencia de construcción".

Quiere esto decir en buen cubano: chocar con la burocracia y esperar o desistir de construir.

"f) Adquirir los materiales y productos de construcción en la entidad autorizada".

Las entidades autorizadas, generalmente son almacenes a los que aquí se les llama rastros, y cuyos trabajadores lucran con las asignaciones, por lo que cuando el que construye por esfuerzo propio va a comprar, pocas veces consigue lo que necesita.

"g) Alquilar equipos, herramientas y otros medios necesarios para ejecutar los trabajos a través de las vías establecidas al efecto".

Este tipo de servicio es tan ineficiente que se puede decir, sin temor a equivocación, que en la práctica no existe.

"h) Contratar la ejecución de trabajo especializado con la entidad autorizada a brindar estos servicios".

Generalmente esta entidad solamente brinda servicio especializado a determinados casos sociales.

De la misma manera que los derechos, los deberes hacen frustrar el propósito de los ciudadanos de construir por esfuerzo propio, y tienen el propósito de dar una apariencia legal, sólo en papeles, a una necesidad social tan vital como es tener una vivienda.

"a) Garantizar la calidad establecida por las normas y regulaciones vigentes para la ejecución de la obra".

Muchos de los que construyen por esfuerzo propio se quejan de que los materiales que se venden en los rastros están adulterados, lo que va en detrimento de la calidad.

"b) Ejecutar la obra ajustándose estrictamente al proyecto aprobado mediante la licencia de construcción".

Este acápite no se puede cumplir, al menos que la obra sea un caso excepcional, al cual se le garantizan todos los materiales que precisa el proyecto.

"c) Emplear los materiales y productos asignados por el estado a través de los fondos mercantiles para su destino autorizado y no venderlos o cederlos a terceros o utilizarlos para otros fines".

Frecuentemente, cuando las personas se enfrentan a tantos obstáculos desisten de continuar la construcción y deciden vender los materiales para sacar resarcirse de los gastos.

"d) Mostrar a las autoridades y funcionarios competentes cualquiera de los documentos relacionados con la construcción -vales o facturas- que acrediten la procedencia o autorización de construcción de la vivienda: Proyecto, licencia o autorización, así como la matrícula de identificación de la construcción, etc."

De incurrir en algún delito, cosa que inevitablemente ocurre en la mayoría de los casos, le podrían quitar la licencia para construir al que levanta su propia casa, el cual siempre está a merced de los inspectores.

"e) Cumplir las disposiciones que establece el reglamento y las demás que establezca el reglamento para la construcción por esfuerzo propio o dispongan el INV y IFF".

Las disposiciones establecidas por el reglamento no se pueden cumplir en la generalidad de los casos, y muchos de los funcionarios de estas entidades están conscientes de que construirse una casa en Cuba es casi imposible.

Como se puede apreciar, son muchas las dificultades para construir una vivienda propia, que aumentan debido a la burocracia de un sistema empeñado en dar jaque a cualquier iniciativa privada. cnet/07


Esta información ha sido transmitida por teléfono, ya que el gobierno de Cuba controla el acceso a Internet.
CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores, y autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente
.

IMPRIMIR

 



PRENSAS
Independiente
Internacional
Gubernamental
IDIOMAS
Inglés
Francés
Español
SOCIEDAD CIVIL
Cooperativas Agrícolas
Movimiento Sindical
Bibliotecas
DEL LECTOR
Cartas
Opinión
BUSQUEDAS
Archivos
Documentos
Enlaces
CULTURA
Artes Plásticas
El Niño del Pífano
Octavillas sobre La Habana
Fotos de Cuba
CUBANET
Semanario
Quiénes Somos
Informe Anual
Correo Eléctronico

DONACIONES

In Association with Amazon.com
Busque:

Palabras claves:

CUBANET
145 Madeira Ave, Suite 207
Coral Gables, FL 33134
(305) 774-1887

CONTACTOS
Periodistas
Editores
Webmaster