CUBANET... INTERNACIONAL

Marzo 28, 2000



¿Quién es el padre de Moisés?

Ramón Ferreira. Publicado el martes, 28 de marzo de 2000 en El Nuevo Herald

A la humanidad no le interesa quién fue el padre de Moisés y la historia no recuerda quién fue su madre.

Lo que la humanidad y la historia no han podido olvidar es cómo un niño enviado en una cesta Nilo abajo por su madre, a merced de la corriente y de la muerte a la intemperie, sobrevivió para un día liberar de la esclavitud a los judíos.

Nuestro mundo sí sabe quién es el padre genético de Elián, pero no parece interesarse en perpetuar el nombre de su madre, la que, con igual propósito, en vez de lanzar a su hijo en un bote hacia la Florida, escogió ampararlo durante la odisea y finalmente morir para que él terminara su viaje hacia la tierra prometida.

Ahora el faraón Fidel Castro y su corte reclaman su regreso al desierto comunista, aterrados de que los dioses hayan decretado que la historia se repita y nos sirva de lección en nuestro tiempo.

Con la sobrevivencia de Elián la historia nos confronta con una metáfora bíblica, reviviendo las condiciones del conflicto, el gesto redentor y creando un nuevo símbolo de libertad sin fronteras.

Elián, como todo ser destinado a una misión al parecer imposible, vive aturdido pero ajeno a su destino, presenciando la batalla de relámpagos y truenos a su paso.

A su alrededor, tanto quienes pretenden recuperarlo para que no dé frutos esa semilla destructora de tiranos como quienes pretenden usarlo para regresar del exilio, no tienen en cuenta que Elián, al revés de Moisés, antes de poder liberar a su pueblo tiene que crecer libre. Libre del clamor de un padre que pretende definir su vida para soportar la suya y libre de quienes pretenden exhibir la suya como ejemplo. El mundo de los niños no tiene fronteras ni banderas ni himnos ni oraciones.

No viertan lágrimas justificadoras, ejemplos o amenazas para reclamar la tutoría de Elián. Su destino ya está libre de todo lo que se oponga en su camino, bien para devolverlo a la corte del faraón o encaminarlo por la senda de la libertad. Su odisea ha recordado una historia redentora y lo ha investido con las riendas del mito.

Las supersticiones de Fidel, semejantes a las del faraón frente sus dioses, lo aterran ante la posibilidad de que Elián sea un enviado atávico para arrebatarle sus creencias.

Moisés, criado por la hija del faraón, jamás perdió su herencia genética, como Elián, por más que sea educado en un sistema ajeno, jamás perderá los genes libertarios heredados de su madre. Aunque Moisés compartió la mitología egipcia, jamás dejó de ser judío.

Ese padre que reclama el retorno de su Moisés, luego de haber sido recogido del mar por los pescadores de la democracia en el Caribe, está exhibiendo reducir a su hijo a un engendro sin otro destino que la obediencia a su ego. Elián es cubano, pero su pueblo es igualmente cautivo de un faraón caribeño.

A pesar de los miles de madres cubanas que lo reclaman como hijo de Fidel y de un decreto escrito con tinta que pretende devolverlo al cautiverio, ya el destino de Elián está determinado con sangre indeleble. Será su madre, finalmente, quien desde las profundidades de la muerte le seguirá trazando la ruta para que conduzca simbólicamente a su pueblo hacia esa tierra prometida.

© El Nuevo Herald

Copyright 2000 El Nuevo Herald

[ TITULARES ] [ CENTRO ]

SECCIONES

NOTICIAS
...Prensa Independiente
...Prensa Internacional
...Prensa Gubernamental

OTROS IDIOMAS
...Inglés
...Alemán
...Francés

INDEPENDIENTES
...Cooperativas Agrícolas
...Movimiento Sindical
...Bibliotecas
...MCL
...Ayuno

DEL LECTOR
...Cartas
...Debate
...Opinión

BUSQUEDAS
...Archivos
...Búsquedas
...Documentos
...Enlaces

CULTURA
...Artes Plásticas
...Fotos de Cuba
...Anillas de Tabaco

CUBANET
...Semanario
...Quiénes Somos
...Informe 1998
...Correo Electrónico


CubaNet News, Inc.
145 Madeira Ave, Suite 207
Coral Gables, FL 33134
(305) 774-1887